domingo, 5 de diciembre de 2010

MARINA ROSELL

MARINA ROSSELL, DE CORAZÓN

MARIAN PIDAL

‘Música del siglo XX’

Voz y guitarra: Marina Rossell.
Piano y acordeón: Maurici Villavecchia.
Lugar: Sala Cultural de Cajastur.

            La cantante Marina Rossell revivió el miércoles en Oviedo algunos de sus temas más aplaudidos en un concierto patrocinado por Cajastur para el ciclo ‘Música del siglo XX’. Fiel a la imagen austera y discreta que la acompaña desde hace más de treinta años, Marina continúa siendo un icono insustituible de la canción popular catalana;  impermeable al paso del tiempo y a las tendencias. Sus planteamientos ideológicos - estoicamente coherentes- y su combatividad en pro de los derechos humanos -invariablemente pacifista- le han granjeado el respeto de un público incondicional que se rinde ante la valentía irritante de sus canciones más comprometidas y que se acomoda despreocupadamente en sus versiones más plácidas del repertorio anónimo tradicional.
Marina Rossell, cantante y cantautora, mantiene intacta su capacidad de transmitir emociones. Canta de corazón y a corazón abierto piezas con planteamientos tan distantes -pero no por ello menos emotivos- como la habanera ‘Yo te diré’, de la película ‘Los últimos de Filipinas’, o la canción republicana de la Guerra Civil, ‘El frente de Gandesa’. Esboza ternura, siempre con equilibrio y delicadeza, en los poemas de amor -‘Deslumbrada’, ‘¿Cómo te olvidaste de eso?’, ‘Perquè t’estimo’, ‘Si las palabras curan’-; mira con reverencia al pasado al recrear escenas costumbristas -‘¿De qué hablas, habanera?’, ‘Els contrabandistes’-; rescata de la caducidad mensajes al borde del silencio -‘Ha llovido’, ‘Emiliano Zapata’-, y regresa a la rebeldía de la juventud cuando interpreta el himno feminista, su himno,  La Gavina’.
Marina Rossell actuó en compañía del pianista y acordeonista Maurici Villavecchia, uno de sus más íntimos y habituales colaboradores; un músico que maneja con habilidad los tiempos que requiere la cantante y que se pliega con docilidad a sus arranques de improvisación. Rossell y Villavecchia llegaron a Oviedo para ofrecer un recital de habaneras. En realidad, una excusa para deleitar al auditorio con algunos de los títulos emblemáticos de la ‘Nova Cançó’. Sus admiradores  se lo agradecieron.


El Comercio, periódico de Gijón


No hay comentarios:

Publicar un comentario